martes, 24 de febrero de 2009

Anfibios de la Provincia de Huelva

Si se consigue traspasar el umbral del desconocimiento, podremos descubrir un mundo apasionante, cargado de lecciones sobre el medio natural, que nos introducirá en la “Herpetología” (ciencia que estudia los anfibios y reptiles).

El interés añadido que presentan los anfibios es que funcionan como “bioindicadores”, es decir su presencia y ausencia denotan el estado de conservación de un territorio, río, arroyo, fuente…al depender de dos elementos como el agua y la tierra y dada su “fragilidad”.

Resulta sorprendente lo poco que sabemos sobre estos animales que viven tan cerca de nosotros/as. La confusión es generalizada y el saber popular es muy reducido y casi siempre erróneo. Las causas -sin entrar en análisis más profundos- parecen estar en una aversión generalizada transmitida de generación en generación y que hoy, no hemos sido capaces de modificar.

Si nos aventuramos a preguntar por los anfibios de un lugar, la experiencia nos muestra que se suele hablar de sapos y ranas (con distintos nombres y creencias) y nada más. Los urodelos presentes en amplias zonas de nuestra provincia (gallipato, salamandra, tritón ibérico y tritón jaspeado) suelen ser confundidos con reptiles y reciben denominaciones generales como “pezperro” o “salamandras”, con leyendas negras que los hacen acreedores de poderes y peligros mortales:

Salamanquesa escupe y se cae el pelo. Que pueden escupir un liquido tan poderoso que hace caer todo el pelo de la cabeza, siendo en realidad inofensivos y muy beneficiosos.

Rabos de Salamanquesas y de Lagartijas que maldicen a los que se las amputan. Se trata de un sistema de defensa hacia los enemigos, el miembro amputado sigue “vivo” durante un tiempo, dándole la posibilidad de huir a su dueño.

Salamandras y Tritones que salen del Fuego. Ocurre cuando arrojamos algún tronco podrido al fuego, y como estos animales se refugian en su interior, cuando sienten calor salen de su escondite.

Pero todo esto ha sido causa de la tradición social, relictos de otras épocas de mitos y leyendas. Y en la que Linneo (Carl von Linné), padre de la sistemática natural que sigue rigiendo en nuestros días en el año 1739 los describe como “Estos detestables o repugnantes animales…” refiriéndose tanto a anfibios como a reptiles, añadiendo:

“Muchos Anfibios son aborrecidos por su cuerpo, color pálido, esqueleto cartilaginoso, piel asquerosa, aspecto fiero, actitud meditabunda, olor ofensivo, voz bronca, hábito escuálido, y terrible veneno, y por ello el Creador no ha ejercido su poder para hacer muchos de ellos”.

Poco ha cambiado -a nivel popular- el aprecio por estos animales. En nuestra provincia en general se les considera animales detestables y peligrosos, con excepción de la rana común. Esperemos que el conocimiento de esta clase de individuos haga un cambio notorio para salvaguardar su futuro.

Debido al clima tan benigno que goza la provincia de Huelva, los anfibios, al contrario que con los reptiles, estivan en vez de invernar. Aunque en los meses de frío más riguroso (diciembre y Enero), determinadas especies se pueden entregar a un corto letargo invernal. Pero coincidiendo con la falta de agua en época estival (Julio, Agosto) estivará, bien bajo tierra, en el fondo fangoso de lo que antes era una charca, o bien bajo rocas o troncos caídos.

Índice

Orden Caudata
  • Salamandra común (Salamandra salamandra)
  • Gallipato (Pleurodeles waltl)
  • Tritón ibérico (Lissotriton boscai)
  • Tritón jaspeado (Triturus marmoratus)
  • Tritón pigmeo (Triturus pygmaeus)
Orden Anura
  • Sapo partero ibérico (Alytes cisternasii)
  • Sapillo pintojo ibérico (Discoglossus galganoi)
  • Sapillo pintojo meridional (Discoglossus jeanneae)
  • Sapo de espuelas (Pelobates cultripes)
  • Sapillo moteado común (Pelodytes punctatus)
  • Sapillo moteado ibérico (Pelodytes ibericus)
  • Sapo común (Bufo bufo)
  • Sapo corredor (Bufo calamita)
  • Ranita meridional (Hyla meridionalis)
  • Rana común (Rana perezi)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada